Para perder grasa es necesario que existan mayores salidas que entradas.

En otras palabras, para utilizar la energía acumulada hemos de prever al cuerpo de menos energía que la que necesita, o aumentar el gasto, con el fin de utilizar la de depósito. Esto no es difícil cuando entendemos, entre otras cosas, que no somos animales sedentarios o  que nuestra gasolina son los alimentos naturales y no los productos prefabricados.
Varios errores comunes que cometemos cuando queremos bajar el sobrepeso, son: 
  • Pensar que es difícil

  • Ponernos una fecha tope

  • Auto limitarnos antes de empezar (creer que es una batalla perdida)

  • Quitar alimentos importantes ” a ojo”; comer como un pajarito

La impaciencia y el querer todo para ayer, suele frenar a muchas personas que podrían haber transformado sus vidas.  

La clave para perder peso y no recuperarlo  es cambiando tus hábitos. ¿Sabes eso de “cuando no consigas la meta cambia el plan pero no cambies la meta”? Si sigues con tus mismos hábitos, es difícil lograr otros resultados que los que tienes ahora.

No se trata de pasar hambre, sufrir o ser rígido. No se trata de “todo o nada”.  Se trata de COMPRENDER tus necesidades y darle a tu cuerpo aquello que reconoce, procesa adecuadamente y lo nutre. Nuestro cuerpo es muy generoso, cuando le damos mimos, responde con mucho amor y nos previene del sufrimiento. 

También hemos de tomar consciencia y…

  • Si queremos seguir comiendo ciertas cosas hemos de cambiar los ingredientes de las mismas, buscarlos saludables y más ligeros. De esta manera mantendremos el placer de comer lo que nos gusta aportando menos kcal a nuestro cuerpo y  eliminando elementos dañinos que nos afectan hormonalmente
  • Cambiar grasas, hidratos y proteínas no saludables, por las versiones naturales y completas, y consumir estas la mayor parte del tiempo

 

Además…

Cuanto más queme tu metabolismo más rápido perderás grasa, pues generamos mayor déficit energético.

 Busca formas con las que disfrutes moviéndote, y que ello se convierta en tu vida (experimenta, ensayo y error). No te bloquees creyendo que solo quemas si corres una maratón o entrenas 3h diarias en el gimnasio.

Pero ante todo… no te quedes esperando a que el cambio se dé sin tu voluntad y compromiso.

 No hablo de sobreesfuerzo ni sufrimiento, hablo de la voluntad y compromiso contigo misma. Deja de reforzar tus limitaciones y simplemente toma acción, haciendo paso a paso lo que de verdad quieres hacer.

La “dificultad” o conflicto aparece cuando no hay coherencia en nosotras, cuando queremos mentalmente una cosa pero hacemos otra.

 

¿Sabes cuando nos autoengañamos con que sí lo estamos poniendo en práctica, pero ni siquiera estamos dando nuestro 20%? Si reflexionamos y decidimos hacer algo, ¡entonces demos nuestro 100%!  Habrá días que nuestro 100% será el 20% de otro día, ¡y no pasa nada! Seguirás dando tu 100% según estés y caminando hacia adelante.

 

Si haces lo que realmente quieres hacer y pones toda tu voluntad y compromiso en ello, te aseguro que no habrá tsunami que tumbe tu propósito.

1 Comentario

Deja un comentario