fbpx





Vuelve a sentirte libre y en equilibrio con la comida.

 

 

 

Vuelve a sentirte libre y en equilibrio con la comida.

Entiendo cómo puedes sentirte...

 

Estás cansada del tema “comida”. 

 

Te sientes frustrada porque cada semana es lo mismo: entre semana control y promesas mentales con las que en esos momentos te sientes más segura, y descontrol cada vez que te saltas la norma, estás sola o necesitas una “descarga” de ansiedad. 

 

Esto, una semana tras otra, te hace sentir insegura y empiezas a creer que no va a tener solución.

 

«No entiendo cómo antes era capaz de mantenerme estricta y ahora no». 

 

«No entiendo cómo tengo tanta poca fuerza de voluntad”.

«

«Siempre acabo comiendo de más ¡incluso sin tener hambre!». Entonces sacas el látigo y empieza el automachaque.

 

No he leído tu mente, pero esta también fue mi historia. Y lo superé.

 

Ahora nada de eso  existe, la recuperación total fue posible.

 

 Porque es posible una vida sin pensar en la comida 24horas. 

 

Es posible una vida sin esa lucha constante con tu cuerpo y contigo, lidiando con una voz que juzga duramente.

 

Es posible una vida en la que vuelves a escuchar tu cuerpo para comer lo que necesitas y en la que vuelves a decir a los planes sin estar pendiente de lo que comerán los demás, o de si allí habrá comida que pueda descontrolarte.

 

Puede parecer mucho más complicado cuando «viajas» sola, cuando no lo hablas con nadie ni consigues hacerlo de otra manera porque no sabes de qué otra forma hacerlo.

Cuando cada semana se repite lo mismo.

Y comprendo la resistencia que puedes sentir para buscar soluciones y pedir ayuda. La inquietud que puede aparecer  cuando te preguntas sí valdrá la pena el esfuerzo. Cuando te da miedo pensar que no serás capaz de resolverlo, o qué pasará si dejas de controlar lo que comes… 

A mí también me costó confiar y dar pasos adelante. También creí que viviría toda la vida con aquel control de la comida y evitación de eventos sociales. También pensaba que la báscula no dejaría de subir cuando volviera a comer «normal». 

Pero luego me di cuenta de que esto eran miedos y fantasías. 

Mi misión ahora es acompañarte durante algo más de 6 meses para que puedas escucharte y cuidar de ti,  para que vivas más tranquila, plena, segura y en equilibrio.

 

Cómo sería…

Este programa es para ti si necesitas...

¿De qué trata el programa Armonía y cómo  puede cambiar tu vida en 25 semanas? 

 

Es un proceso individual en el que caminaremos juntas a lo largo de 6 meses con el objetivo de que logres una relación más libre, sana y tranquila con la comida.

  • Durante esta primera fase nos veremos cada semana en una sesión que tendrá una duración de 60 minutos vía online. 
  • En esta fase descubrirás la utilidad que está teniendo la comida en tu vida y encontraremos nuevas alternativas que te proporcionen lo que esta te puede estar reportando.
  • Entenderás porqué te mantienes en el círculo vicioso del control y descontrol, y trabajaremos para salir de él,  y superar los atracones. 
  • Comenzarás a gestionar tus emociones de una forma más sana y aprenderás a identificar  sus mensajes, para darte lo que necesitas y dejar de tenerle miedo a lo que sientes.
  • Aprenderás a elegir alimentos desde un lugar muy diferente a como lo has hecho hasta ahora, y te irás deshaciendo de normas inútiles que te mantienen atascada. 
  • Durante la segunda fase nos adentraremos en el trabajo con el cuerpo, con las partes que no aceptas de ti misma y  conectaremos con una mirada más respetuosa y compasiva contigo y con el resto de personas. 
  • También trataremos la consciencia comiendo, para que puedas  identificar cuándo tienes hambre, cuándo estás saciada, cuándo es hambre emocional  y cómo gestionar todo ello y comenzar a escuchar tu cuerpo.  
  • Aprenderás a comer saludable sin sufrimiento  para vivir en equilibrio y bienestar.
  • Daremos la bienvenida a tu nueva yo y a los valores que quieras que guíen tu relación con la comida en esta nueva etapa de tu vida.

¿Por qué puede ayudarte?

¿Con qué frecuencia trabajamos y qué incluye el programa?

 

El programa tiene una duración de 6 meses en los que realizamos 17 sesiones. 

 

.

Durante la9 primeras sesiones nos veremos cada semana. Después nos veremos semana sí, semana no, y entre sesiones pondremos en práctica diferentes pasos para acercarte más al lugar que deseas.  

 

 

 

 Tendrás contenido EXCLUSIVO para siempre: ebook, guía para comer consciente, recetario con recetas nutritivas  de todo tipo, ejercicios para aumentar tu autoconocimiento, vídeo de meditación, ejercicios para la gestión de tus emociones, etc. 

  

 

Resolveré las dudas que se te presenten durante todo el proceso por email o Whatsapp.

 

 

 

Si quieres que te contactemos para conocer más sobre el programa

Reserva tu sesión de claridad gratuita

Esto es lo que opinan mujeres a las que hemos acompañado

Recuerdo el día que contacte con Paula…mi desesperación después de cada atracón era tal que me aferraba a cualquier coach o nutricionista que encontraba en redes sociales. Mandaba largos mensajes a “desconocidos” contándoles mi situación. En el fondo sabía que algo no iba bien y que además de ayuda psicológica necesitaba aprender sobre nutrición, aprender a cuidarme y sentirme de una vez bien comiendo; sin miedos, sin prejuicios. De todos los mensajes que recibí sobre información de planes nutricionales o ayudas, el de Paula tuvo algo que desde el minuto uno llamo mi atención, su implicación y la energía de sus palabras me daban calma y esperanza… y eso, para la gente que sufre algún TCA creo que es casi más importante que conseguir un simple menú o dieta o bajar unos kilos. 

 

No es sencillo cambiar el modo de alimentación, y menos de alguien que restringe diariamente y que después se pasa días dándose atracones sin control y sin poder parar. Pero poco a poco, y con la ayuda de las pautas que ofrece Paula fui dándome cuenta de que los atracones eran menores. Cada vez fui cogiéndole más el gusto a eso de cocinar platos que sabes que te sientan genial, que te hacen sentir llena de energía y que hacen que te olvides (poco a poco, y con mucho trabajo interior, eso no lo puedo negar) del peso, de las restricciones y de los atracones. 

 

A los 6 meses me sentía feliz. Sabía que no me había equivocado. Además, Paula es genial, responde a cada duda o mensaje implicándose muchísimo, da seguridad, confianza; ama su trabajo y eso vía online o presencial se nota. 

 

Un año después puedo decir que aún mantengo la forma de comer que Paula me enseñó, que disfruto muchísimo cocinando y nutriendo mi cuerpo con platos saludables, pero que también puedo disfrutar al salir y cenar un trozo de pizza o comer un trozo de pastel y que no siento culpa y lo disfruto también. Creo que lo más importante en estos casos es eso… encontrar un balance que te haga feliz respetándote en cada momento, y no dejando planes con amigos, familia etc. atrás sólo porque impliquen salir a comer. Así, poco a poco, casi sin darme cuenta, y como muchas veces Paula me comento, los atracones acabaron por completo, cada vez me he ido amando más y más y encontrándome mejor conmigo misma y con esta nueva forma de comer ¡qué me encanta!

 

Así que a cualquier persona que sufra algún TCA la ánimo y le digo y afirmo que sí que se puede salir, aunque parezca un pozo sin salida, sí que la hay… A mí me funcionó muchísimo no darle importancia a los atracones, seguir con mi día tal cual, intentar no hacer restricciones, pero sobre todo hacer cosas que me gustaban, divertirme, no aislarme, salir… Sin olvidar, claro está, la parte psicológica y por supuesto la nutricional. 

 

Muchas gracias por todo Paula 

Lo cierto es que tomar la decisión de empezar a trabajar con Paula ha sido una de las mejores
cosas que he hecho en mi vida: Arrastraba 30 años de mala relación con la comida, un
trastorno alimenticio en la adolescencia y mucha lucha y sufrimiento en relación a mi cuerpo.
Durante estos años he pasado por miles de dietas y terapias y arrastraba mucha sensación de
fracaso…mucho miedo a no conseguirlo otra vez más; pero esta vez está siendo diferente y con
Paula estoy aprendiendo a vivir de manera más amorosa mis necesidades, mi cuerpo y mi
progreso.
Para mí es importante tener un cuerpo saludable pero también dejar de reaccionar con cada
cosa que me pasaba con la comida, ahora estoy más en paz y no necesito comer tanto cuando
algo va mal, elijo alimentos ricos y saludables, estoy reconciliándome con mi cuerpo y
atreviéndome a disfrutar de mi ocio y de las comidas familiares sin estar pensando todo el día
con deberías o restringiones.
Así que si, hay otra vida posible, una en la que la comida no es el centro del universo, en la que
comes lo que te pide tu cuerpo y en la que empiezas a tratarte con cariño y respeto.
Os animo a empezar este proceso, a quitaros el miedo o la inseguridad de que no os servirá, y
atrévete a ver la vida de una manera más amable, si yo lo estoy consiguiendo porque tú no?

Hace un año sentía en mí mucha tristeza, ansiedad, nerviosismo y me sentía asustada cuando volvía a comer compulsivamente. Y un día más, me volvía a ver en la despensa de casa, comiéndome la primera galleta y devorando las demás, hasta tomar todo el paquete; me dolía el estómago mucho. Las lágrimas me inundaban. «¿Qué me está pasando?, ¿Qué es esto?», estas preguntas me las hacía porque desconocía lo que me sucedía.  (Cogía los alimentos en aquel momento para aliviar mi dolor. No sabía hacerlo de otra manera).

 Y llegaba otro día, volvía a pasar, el paquete de nueces, me lo comía todo. Esta forma de comer se repetía muy seguidamente en la semana; haciéndome sentir física y emocionalmente agotada, y con mucho dolor.

Me di la oportunidad de experimentar y aprender algo diferente. Confié de lleno en el proceso, no tuve duda.  El mantenerme en lucha con mi cuerpo, intentando cambiarlo, restringiéndome de muchos alimentos, sin escuchar en ningún momento el hambre emocional, me hacía sentir agotada. Decidí un día soltarlo todo, toda esa lucha interna que llevaba conmigo misma y con mi cuerpo durante muchos años, porque esto sí que pesa y soltarlo me daba miedo, y aún con miedo fui.

Cuál fue mi sorpresa unos días o semanas después (no recuerdo). Mientras me miraba desnuda en el espejo (siempre antes lloraba), mi mente estaba parada, callada, anclada en mi respiración, sin juicios. Allí me encontraba sintiéndome tranquila, relajada. Nunca experimenté nada igual.

Me siento en paz con mi cuerpo y con la relación que a día de hoy llevo con la comida. No me engaño, hay partes de mi cuerpo que no me gustan y he aprendido a vivir con ello, sin querer cambiarlas. También he aprendido a escuchar la señal de hambre, a parar de comer cuando no necesito más comida, a escuchar el hambre emocional, y a darme lo que necesito en cada momento del día.

El miedo a subir de peso lo dejé en un segundo plano, es irreal, lo he experimentado. Comiendo lo que me apetece y lo que me nutre en cada momento, el peso se mantiene donde necesita estar para mi cuerpo. Me siento con mucha energía dándole el combustible que necesita, alimentos que son válidos para mí, en mi día a día.

Ahora abro el mueble de la cocina y veo todos esos botes con frutos secos, pasas, el cacao en polvo (aún sin probar, solo lo destapé para oler el aroma), y los tomo cuando me apetece un poco. Siento placer de que estén ahí, y mientras me digo: «Estáis ahí, mientras aquí me encuentro».

Mi regalo de Reyes este año ha sido, sin esperarlo, estar en una mesa con compañeras de trabajo y compartir mucho más que comida. Una conversación, risas, ofrecer del plato que me sirvieron porque era mucha cantidad, comerme un gran trozo de tarta de chocolate sin juzgarme, saboreándola despacio, a mi ritmo. Sintiéndome tranquila, saciada, satisfecha, alegre de descubrir todo esto nuevo para mí.

Gracias, por darme la oportunidad de expresarme. Un abrazo muy fuerte, Paula. 

‘Encontré a Paula y a su programa Armonía en el momento justo. Después de muchos años negando mi mala relación con la comida, y sin poder aceptarlo, empecé a escuchar lo que decía en sus vídeos, y en todos me veía reflejada, y algo en mi hizo click. Me hizo comprender que tenía que ponerme manos a la obra con ella. Quería sanar de verdad. Era la primera vez en todo este tiempo tormentoso en el que fui sincera conmigo misma, me armé de valor, y me dejé arropar por Paula y por su programa.
 
Sin saber muy bien si lo conseguiría, dudando de mí y pensando que esto sería »para siempre», empecé. Después de cada sesión, notaba que iba cambiando, que iba a ser un antes y un después, y que Paula me entendía, me hacía estar cómoda, y me estaba abriendo la puerta a un mundo en el que iba a poder ser libre, flexible como yo le había dicho en una de nuestras primeras sesiones. Me explicaba el porqué de mis comportamientos, y yo me iba quedando tranquila porque no era tan »rara» como pensaba. 
 
Al final todo tenía sentido, y yo tenía que ser compasiva conmigo misma. Creo que eso es de lo mejor que me llevo de ella y del programa. Ese ser amable conmigo misma. Es uno de los regalos más grandes que me han podido hacer. A raíz de entonces, ya no he vuelto a ser tan dura conmigo misma, y las cosas así son más fáciles, por difíciles que sean. Siempre te puedes acompañar a ti misma y darte cariño.
 
Gracias infinitas Paula. Te sigo debiendo ese abrazo en persona que te dije.’
 
Mi objetivo principal era “hacer las paces con la comida” (como tantas veces Paula citaba) y estar sana después de tanto tiempo con dolor. Con Paula abrí los ojos y empecé a cuidarme.
María Pérez
Considero a Paula una experta en alimentación saludable y en todo lo demás para vivir una vida saludable. Me acompañó y estuvo ahí cada vez que la necesité.
Sara Molina

Sufrí el infierno de un TCA durante más de 12 años y lo superé. Después me formé para poder darte mi mano y caminar juntas hacia un lugar más amable, amoroso y tranquilo. Una vida sin esto, es POSIBLE.

Tal vez dudes sobre alguna de estas cosas

Se puede pagar a plazos o en pago único con descuento. Reserva tu sesión de claridad y te contamos. 

En la sesión de claridad veremos si el programa es para ti. Si pensamos que no podemos acompañarte, te lo diremos.

Podrás escribirme por email o por WhatsApp para las dudas que te surjan durante el programa. 

Tienes 15 días de garantía desde el inicio del programa, si después te das cuenta de que no quieres continuar, te devolveremos el importe proporcional.

 

Si una vez pasados los 15 días vemos que no podemos ayudarte en algún momento, te lo diremos y te devolveremos el importe proporcional.

Fuera de estos casos, para poder valorar tu evolución sería necesario cursar el programa al completo.

 

Tal vez dudes sobre alguna de estas cosas

Se puede pagar a plazos o en pago único con descuento. Reserva tu sesión de claridad y te contamos. 

En la sesión de claridad veremos si el programa es para ti. Si pensamos que no podemos acompañarte, te lo diremos.

Podrás escribirme por email o por WhatsApp para las dudas que te surjan durante el programa. 

Tienes 15 días de garantía desde el inicio del programa, si después te das cuenta de que no quieres continuar, te devolveremos el importe proporcional.

 

Si una vez pasados los 15 días vemos que no podemos ayudarte en algún momento, te lo diremos y te devolveremos el importe proporcional.

Fuera de estos casos, para poder valorar tu evolución sería necesario cursar el programa al completo.

 

Para cualquier otra duda sobre el  programa, reserva aquí  debajo tu sesión de claridad gratuita y una persona del equipo te atenderá para resolver todas tus dudas